ORACIÓN DEL TRABAJO

 

Padre eterno, padre omnipotente,

que me has creado para glorificarte y servirte

 has creado para tus hijos todas las cosas del mundo

y con ellas podamos servirte a ti y a nuestro prójimo.

Padre amado, Señor de Señores,

que desde la creación nos hiciste creaturas tuyas,

a tu imagen y semejanza,

para que con el sudor de nuestra frente comiéramos el pan.

Tú que escogiste a San José como padre de tu hijo Jesús

y le diste el don de trabajar

para el sustento de la Sagrada Familia de Nazaret,

 no los dejaste como el Santo de los obreros.

Tú que nos das a través de tu Santo Espíritu

los dones y carismas que necesitamos

para ejercer nuestra labor.

Concédeme la gracia de obtener y

gozar dignamente de un empleo (trabajo),

para mi sustento y el de la familia que me has dado.

Un trabajo con el que te pueda bendecir cada día,

 con el que te pueda servir sirviendo al hermano.

 Dame la fuerza y la sabiduría que necesito

para enfrentar cada situación laboral.

 Prometo poner todo mi amor y mi esfuerzo

para ofrecerte este empleo como una ofrenda agradable a ti.

Te  lo pido por tu hijo, nuestro Señor Jesucristo.

Amén.

Siempre trabajar es positivo.

El trabajo además de permitirle al hombre y a la mujer proveerse de muchísimas cosas,  también le brinda riqueza intelectual e incluso social puesto que le da oportunidades de interactuar con otras personas, de conocer más sobre la actividad que desarrolla, de sentirse útil, de descubrir capacidades y habilidades que no conocía, de decidir sobre su vida, de tener un porvenir y proyectar el futuro. La persona para poder subsistir debe realizar diferentes tipos de  actividades las cuales puedan generarle los elementos necesarios para la vida, como alimentos, abrigo, protección, entre otros. Sin embargo, hoy en día la sociedad en la que vivimos hace que esto no sea suficiente, es por esto, que el hombre busca otros trabajos  con el que pueda satisfacer necesidades secundarias como bienes materiales o servicios.

De cualquier modo, el trabajo siempre se constituye como la actividad que le da al ser humano un salario, pago o producto a partir del cual establece su sostenimiento, sea porque recibe elementos que pueden ser intercambiados por otros o porque produce sus propios medios de subsistencia. Para poder alcanzar un puesto de trabajo, el hombre  debe perfeccionarse y especializarse en una determinada actividad. De este modo, las posibilidades de adquirir un trabajo más estable, seguro, duradero y que le provea de mejores beneficios, serán más altas. El trabajo varía dependiendo del sector social al que se pertenezca, siendo común que los sectores sociales más bajos se dediquen a las actividades del rubro primario y los sectores de clase media y alta a los de los rubros secundarios y terciarios.

Lo que debe quedar claro ante todo esto, es que en la vida, todos debemos realizar algún trabajo. Siempre habrá una situación contraproducente que superar, pero si guardamos esperanzas en nuestros corazones, si trabajamos esforzándonos por algo que es justo, siempre será posible vencer. Cuando conocemos que nuestro trabajo es importante y cuando amamos nuestro trabajo, aunque signifique un esfuerzo, lo lograremos convertir en algo creativo. Todo esto es posible si cada acción que nos corresponda desarrollar, la hagamos con todo el amor, ya que el amor es indispensable para que todo salga bien, para que sea hermoso y de sentido y  alegría a la vida.Se puede decir entonces, que el trabajo es de gran valor para el ser humano, no solo porque es fuente de riqueza sino porque nos permite cultivar y descubrir cualidades muy importantes para el desarrollo personal de cada individuo: la constancia, la superación de las dificultades y la creatividad. Siendo así, una persona trabajadora es en si una persona llena de valores, porque trabajar significa tener coraje, valentía, ánimo y entusiasmo.

Trabajar tiene sus frutos, así como sus reconocimientos y honras.

En otro sentido, cuando una sociedad trabaja razonablemente, diligentemente, esta arrancando las malas hiervas de la injusticia y de la miseria. Es el gran aliado para la liberación integral. En la actualidad, el trabajo personal es el gran medio providencial del hombre, pues con el trabajo el hombre vive más provechosamente, con él nos defendemos de la miseria, nos evitamos tantos vicios y vagancia. El  hombre trabajador y laborioso es árbol fértil que da frutos de bien y virtud; por el contrario, el  holgazán y tumbón es planta estéril adornada con espinas de vicio. Este es el triste semillero de tantas desigualdades e injusticias sociales.

Con el trabajo, el hombre desarrolla y ennoblece su personalidad, y a la vez enriquece a su familia y a la comunidad. De igual manera, el hombre y la mujer deben con su trabajo, desarrollar la obra del Creador, no ver el trabajo como una carga, ni mirar su acción como una esclavitud, sino como una vocación de servicio para su sustento y el de su familia, siendo así estarían sirviendo al bien del prójimo y de modo personal contribuyendo a los designios de Dios, pues es él, como creador de todo cuanto existe que le da a cada persona grandes y maravillosos dones, en este caso el gran don  del trabajo, que debe ser aprovechado por cada hombre y por cada mujer para realizarse plenamente en su vida. Tal como lo establece San Pablo en la primera carta que escribió a los Tesalonicenses cuando nos exhorta a esforzarnos en trabajar con nuestras propias manos, por  otra parte nos advierte este apóstol claramente;  “quien no trabaje que no coma”. Para todos los cristianos un modelo de persona trabajadora es San José que con entrega, servicio, constancia, humildad y dignidad supo ejercer sus labores en el taller de Nazaret, para el sustento del hijo de Dios nuestro señor Jesucristo.  Que importante que pidamos a Dios nos conceda la gracia de adquirir un trabajo digno, con el que podamos garantizar nuestro porvenir realizándonos como personas y a la vez ser un testimonio vivo de trabajo y constancia en medio de una sociedad.

Es bien cierto que todo trabajo digno honra al hombre, por lo tanto si conseguimos dignamente el pan de cada día, estará bien visto siempre ante los ojos de Dios y de los demás, aunque resulta muy difícil poder encontrar un empleo que cubra nuestras necesidades y satisfaga nuestro ser como personas, un trabajo donde nos sintamos felices que cada día nos agrade y os motive a continuar, todo esto resulta con frecuencia una ardua tarea y un gran compromiso, no es fácil, y es en estos casos; donde la persona cae en un estado de decepción, de inseguridad, de desesperación y en otros casos de pérdida de valores pues, termina aceptando cualquier cosa, cualquier actividad, con el único fin de obtener un salario por insuficiente que este resulte, enfrentando lo que el mundo le presente, incluso acciones pervertidas,con las que en el pasar del tiempo termina dañando su reputación su dignidad de persona, de hijo o hija de Dios. Ante esta situación no se debe perder la fe ni la paz y una gran ayuda y una de las mejores alternativas es la oración constante, en la que ofrezcas tu vida y tus necesidades a Dios de manera especial tu necesidad de trabajar.

Además de la oración de trabajo, quizá te interese:

Pedir al padre protección y unión de la familia

Aunque como católicos debemos siempre pedir por el prójimo, es verdad que la familia es lo que más nos mueve, por eso cuando hacemos oración por el trabajo, más allá de algo personal, es una petición para poder mantener a nuestra familia. Pedir protección para la familia es algo normal, debemos hacerlo siempre con la fe puesta de que Dios nos escucha y siempre está atento a nuestra plegarias. Él sabe que nuestra mayor preocupación es que se mantengan sanos y unidos, sobretodo unidos en oración y agradecimiento por cada bendición.

Esta unión se debe fortalecerse reuniendo a la familia para orar el santo rosario, esto es una forma de alabanza a Dios y de agradecer no solo a él por todo el camino recorrido y por todas sus bendiciones, sino que también agradecimiento a la virgen por todo su cariño y por poner su mano en nuestra mejilla cuando más desconsolados nos sentimos.

Ya que estamos reunidos debemos aprovechar y tomados de la mano hacer una fuerte oración para cuidar a los hijos, ahí donde se reúnen 3 o 4 dice la palabra de Dios, ahí estará él. Que mejor manera de pedir y de agradecer su amor, que uniendo a la familia. Debemos pedir humildad también, para aceptar aquello que no entendemos, por eso también debemos orar novena a San Benito, jefe de los monjes, que nos ayudará a ver todo con más claridad y a aceptar lo que Dios quiere para nosotros. Debemos mostrar humildad ante lo que Dios nos destina a hacer.

Cuando estamos intranquilos

Muchas veces los problemas se juntan y no nos sentimos tranquilos, pero para todo hay solución, pide con fuerza en la oración para tener trabajo y Dios te dará el mejor trabajo, y si el problema es sobre amor, pide a Dios y él va a contestar tus peticiones. También puedes ver los amarres de amor del siguiente enlace, amarres que van de la mano de la oración y no tienen nada que ver con temas oscuros y que no agraden a Dios: amarres-amor.net.

Si tu preocupación es por temas de salud, ya sea por ti o un ser querido, debes hacer con humildad y entereza la oración por los enfermos, habla con Dios sobre esta preocupación dile lo qué te duele, cuéntalo todo aquello que te debilita. Él será el responsable de tus alivios. Además, para que la espera sea menos angustiosa, debes también orar para tener paz y serenidad, puedes estar seguro que la solución llegará y la espera no será larga. Dios no pone pruebas grandes a quienes no pueden con ellas, solo ten fe.

Quizá te interese:

  • Muchos usan hechizos para atraer el amor, si estos no son oscuros, no interfieren con tu fe en Dios. Pero sabemos que siempre deben ir unidos a la oración bendecida.
  • Siempre que sintamos que nuestra fe se ve debilitada, debemos rezar el credo con fervor, con amor y recordando todas las bendiciones que Dios ha proclamado en nuestro nombre.
  • Para tener tranquilidad y apartar cualquier envidia de nuestras vidas, puede acudir a la santa muerte, pide y ella responderá.
  • Es importante dormir agradecidos por un día más de vida que hemos terminado, agradece al padre haciendo la oración de la noche. Dormirás en paz.

Imágenes de oración de trabajo

oracion-para-el-trabajo orar-para-el-trabajo oracion-trabajo oracion-del-trabajo