Oración para el trabajo de mis hijos

A ti Padre de la gloria eterna te ofrezco a mis hijos como ofrenda.

Tú me los diste y te pertenecen para siempre. Le he mostrado el camino que va hacia ti. Por eso, te pido que los conserves para tu gloria.

Señor, que la ambición y la envidia no los aparten de tu camino. Que ellos tengan fuerza para actuar contra el mal y que el móvil de todos sus actos sea siempre el bien. Para así poder alcanzar el trabajo adecuado para ellos.

Este mundo que fue creado a tu semejanza está cubierto de tanta maldad por culpa de nuestros mismos pecados señor.

Tú eres el único conocedor de la verdad de nuestras fallas y debilidades. Pido para mis hijos tu infinita protección y los pongo ante ti.

Que su transitar en esta tierra esté lleno de humildad y tranquilidad para todo trabajo que llegue a sus manos.

Dios, en este momento y a esta hora en el nombre de Jesús llamo al Espíritu Santo para que derrames sobre mis hijos la luz y la bienaventuranza. Para así cumplir tu voluntad y podamos todos disfrutar en el cielo junto a ti.

Bienaventurado Dios Padre Todopoderoso, que cuidas a jóvenes y niños para darles todo tu amor, refugio y educación. Trabajo, virtudes y piedad, prepáralos ante la vida y sus durezas.

Hoy acudo a ti para pedirte por mi hijo (a), (hacer su petición) por medio de esta oración para el trabajo de mi hijos.

Enséñale a ser una buena persona y que tu ejemplo le sirva para ser mejor.

Aléjale de los falsos amigos, de malas compañías y de quien quiera dañarle o busque su perdición. Aléjale de cualquier vicio o dependencia y de todo enemigo peligroso.

Llena su corazón de humildad, fortaleza, salud y sabiduría. Amén.

¿Cómo iniciar la oración para el trabajo de mis hijos?

Cerramos nuestros ojos y visualizamos lo que queremos que suceda en ese maravilloso día. Así como nos encomendamos a Dios en nuestra jornada, también haremos la oración para el trabajo de mis hijos con devoción, amor y fe.

Encendemos una vela blanca a nuestro Santo y al Santo de devoción de nuestros hijos. Para que su humildad no sea perturbada y darle luz a su camino. De esta forma, nuestra oración para el trabajo será atendida con prontitud.

En esta oración solicitamos la protección de nuestras almas y en este caso, por para el trabajo de nuestros hijos. Para que Dios todopoderoso, les brinde el bienestar y la tranquilidad para poder fluir constantemente en el plano laboral.

Con ello, también solicitar que guíe sus caminos, lo que hablan y observan, para que no se llenen de avaricia y pierdan lo que se ha logrado.

¿Qué encontraremos en esta oración?

La oración para el trabajo de mis hijos, es una guía protectora de virtudes. Donde la confianza, la educación y la humildad junto a la bondad y el amor, nos forma a imagen y semejanza de Dios Todopoderoso. Que a su vez, nos ayuda a comprender los misterios de la vida espiritual y terrenal.

No solo es acudir a Dios, a su hijo Jesucristo y la Santísima Virgen en momentos de angustia y desesperación. Sino también, desde nuestra serenidad para que nuestras súplicas sean escuchadas.

Asimismo, invocar a los arcángeles para la salud de nuestros hijos y los del mundo entero en armonía perfecta. Esta hermosa oración para el trabajo de mis hijos, nos lleva a la reflexión de lo que podemos entregar a ellos y a los hijos del mundo. Que de igual forma, también son los hijos de Dios.

Nos ayuda a encontrar el camino correcto hacia el emprendimiento, la valoración y todo lo que anhelamos. Recuerda que no es el reloj el que nos despierta cada día, si no la misericordia divina que Dios nos da para vivir.


¡Comparte!


¿Quién ha escrito este contenido?

Deja un comentario