Oración a San Judas Tadeo para el trabajo

 

San Judas Tadeo,

tú, que eres el santo intercesor de los problemas

más complicados y difíciles,

que puedes desanudar el hilo que envuelve mis quejas,

sé que me oirás, atenderás y escucharás con atención,

pondrás todo tu esfuerzo en mi problema,

para así poder dar seno económico a mi familia.

Últimamente vengo presentando una circunstancia

que ha estado atormentándome, haciéndome pasar

malos ratos y entristeciéndonos a todos los que

en mi hogar convivimos, he tenido un

bajo rendimiento laboral y pocos ingresos económicos

de los cuales no me ha dado para el sustento

suficiente de familia, quiero arreglar esta situación.

Ayúdame, Santo milagroso,

a conseguir un empleo donde me desarrolle más como persona,

me ayude a crecer en el ámbito económico, social y laboral,

me enseñe nuevas habilidades de trabajo,

me permita seguir creciendo y que a mi familia nada le falte,

tengan todo lo necesario, ropa para vestir,

calzado qué cargar, comida en la mesa,

las tres del día, que nada les falte en ningún aspecto.

Necesito un empleo donde tenga oportunidades de surgir,

que me dé las comodidades para vivir en total tranquilidad,

sin tormentos y sin angustias.

Oh, San Judas Tadeo, milagroso Santo,

tú, que estuviste al lado de Jesús, compartiste el pan 

con el Señor todopoderoso, bebiste del vino con él,

pido para que tu presencia se manifieste en este lugar,

que estés presente ahora y siempre, que nunca me hagas falta.

Eres un ser luminoso, quien nos guía en nuestro camino,

ilumina mi sendero y llévame por el camino del bienestar,

tengo muchas preocupaciones, y varias de ellas provienen

de mi trabajo, vengo a ti para encontrar consuelo.

Ayúdame a dar una buena imagen de mí,

hoy iré a presentarme al trabajo y quiero impresionar a todos,

que cuando me vean llegar sepan que llegó alguien cambiado,

renovado, tener un nuevo semblante y se me note la diferencia,

que se note que vengo con más ganas de luchar y de crecer,

que todos vean que he progresado y que conmigo va Cristo,

y tú, adorado santo de los casos imposibles.

Tú que eres quien resuelve todo lo que es difícil,

los casos imposibles y sin salida, de aquellos que 

a duras penas podemos salir de él, ayúdame.

ayúdame con este caso difícil, con el cometido tan complicado

que te estoy dando, tú que me oyes, me prestas atención,

y te sientas a mi lado a consolarme cuando lo necesito,

vengo a pedirte sobre mi empleo, algo que para mí es valioso.

Con este empleo, podré llevar las 3 comidas diarias,

comer bueno, comer sano y sabroso,

permitirnos darnos ciertos lujos, ciertas comodidades,

remodelar un poco mi hogar, demostrar que puedo ser mejor,

y si me doy la suficiente capacidad para mejorar,

obtener un ascenso y que mi familia viva más cómoda.

Sabes que no soy alguien de vicios, alguien que ande malos pasos,

mi día a día es honrarte y pedirte con devoción 

las cosas que día a día necesito, y nunca me has defraudado,

ayúdame con este caso imposible.

Amén.

El santo de los casos imposibles te ayudará con tu trabajo.

Bien sea que vengas a pedirle que te mejore tu trabajo, que te consiga o que te ayude a rendir más él te ayudará, ningún caso para él es muy grande, siempre logra extendernos la mano cuando más lo necesitamos y cuando más complicadas vemos las cosas. San Judas Tadeo, quien es el santo de los casos difíciles, no te defraudará y ayudará en lo que necesites, solo debes pedir con mucha devoción y fe a su nombre y explicar la situación económica por la que atraviesas y él te oirá detalladamente. Pide con fervor en oración por un buen trabajo, no olvides que debes esforzarte ara que él te escuche,