Oración poderosa para el trabajo

 

Amado Dios acudo a tu Divina presencia

porque eres bueno y misericordioso,

tengo mis esperanzas puestas en ti mi poderoso Señor,

sin ti, nada soy. ¡necesito de tu ayuda!

Te lo ruego de todo corazón.

Padre celestial, mi familia y yo,

estamos pasando por una situación bastante crítica,

a causa de mi desempleo, ¡Auxíliame!

Dios, son muchas las carencias que tengo que solventar

Y deudas por pagar

Dios mío, confío en que no desatenderás mi súplica.

Necesito con urgencia encontrar un trabajo,

lo he buscado y aun no lo he encontrado,

para poder satisfacer tanto las necesidades de mi familia como las propias

Señor, esta situación me tiene muy angustiado día y noche

Y quebranta mi espíritu.

Me aflige y preocupa la falta de estabilidad,

para poder subsistir junto a mi familia

en un mundo cada día más agitado y complejo.

Mi Dios, concédeme tu caridad,

 socórreme pronto para aliviar mis penurias.

Bendícenos y provéenos de un trabajo digno

que bien sabré valorar y agradecer.

Loable Señor, grande es tu benevolencia,

Padre, endereza mi camino y guía mis pasos,

ayúdame a superar las trabas que pueda encontrar.

Dame tu luz, tu perdón y la salvación

que sólo proviene de ti.

Gracias por escucharme, en ti confío.

Amén

¿Busca trabajo y no lo encuentra?

Si te encuentras en la condición de desempleado y estás cansado y preocupado porque no encuentras trabajo, o careces de estabilidad laboral, no te desesperes, no olvides presentarle a Dios tu justa petición, donde pedirás por la bendición de la consecución de un empleo estable.

Hemos puesto a tu disposición esta poderosa oración para conseguir un trabajo digno, para que puedas triunfar en la vida y satisfacer los requerimientos propios y de tu carga familiar, solo tienes que hacerla con fe y reverencia, con la plena convicción de que tu petición será escuchada y recibirás favorable despacho, en consecuencia, tendrás la valiosa oportunidad de tener a tu disposición el preciado trabajo que te ayudará a solventar no solo tus problemas financieros sino también emocionales.

Estar desempleado es una dura realidad que muchas personas experimentan y que causa gran temor, pues bien sabemos lo frustrante, deprimente y hasta penoso que resulta no tener trabajo ante nuestro núcleo familiar, así como también ante la sociedad en un mundo que nos exige cada día más.

La recomendación es invocar fervientemente a Dios, esto significa un clamor con fuerza, cargado de esperanza y que la sinceridad fluya de nuestro corazón, no amerita tener una consagración especial, nuestro Padre celestial, conoce todos nuestros problemas y nos puede proveer para suplir todas nuestras necesidades, que tengamos y que no estén a nuestro alcance, pidámosle que nos otorgue lo necesario para poder mantener y proteger a nuestra familia. si con el corazón contrito y humillado le pedimos, el obrará y veremos su gloria y su gracia para con nosotros.

A la hora de elegir un trabajo

Hay que ser prudentes, pues el problema no radica solo en cuanto dinero puedes ganar en el más corto tiempo, esta concepción ha traído como consecuencia que muchas personas se vean involucradas en actividades ilegales o fraudulentas y hasta que desempeñen trabajos que atenten con la moral y hasta con su salud.

También suele ocurrir que muchas personas no les gusta desempeñar tareas que aun cuando constituyen un trabajo honrado, no aceptan esas oportunidades porque consideran que es humillante y denigrante. Otras desean trabajar en algo que represente su vocación de servicio y cuando desempeñan otras funciones no sienten empatía por su trabajo y muestran poco interés y sentido de pertenencia. Un buen trabajador es eficiente y no perjudica a otras personas, encomendémosle a Dios nuestras peticiones según su voluntad.